sábado, 27 de junio de 2009

El inminente fracaso de la CICIG en Guatemala


El inminente fracaso de la CICIG en el país

A más de 500 años de la conquista los guatemaltecos nos hemos permitido nuevamente engañar. Está vez la comunidad internacional no nos trajo precisamente espejitos, no, para nada, más bien una estructura paralela encargada de la persecución penal en el país que a todas luz vulnera la independencia del sector justicia.

Como todos bien sabemos el sector justicia dista por mucho de ser uno ejemplar, más bien es mediocre, disfuncional y ridículamente incompetente. La pregunta que se me ocurre en este momento ¿De qué sirve tener un poder paralelo dentro del único ente encargado de la persecución penal?

Para los que lo ignoran dentro del Ministerio Público (MP), de Guatemala fue creada una “fiscalía especial” (que vale la pena resaltar que de especial no tiene NADA), la misma es coordinada por un equipo de seudo expertos internacionales, dirigidos por un españolete quien es Comisionado Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

Este grupo investiga casos de alto impacto con total independencia, esto porque es evidente que las decisiones que toman distan ser al menos conocidas por el fiscal general y jefe del MP. El objetivo de traer a CICIG al país era que esta entidad apoyara y coadyuvara a fortalecer el sector justicia, yo ingenuamente creí en este ente internacional y siempre me manifesté a favor de su creación.

No obstante veo perjudicial que las acciones de CICIG (por medio de su “fiscalía especial”, creada precisamente para tener poder como institución, pues forma parte de MP, único ente investigador, el cual según su ley orgánica es único e indivisible), actúe sin coordinación del resto del MP a tal extremo que el propio fiscal general no tenga injerencia alguna en las decisiones que se toman.

Como buenos guatemaltecos nos hemos dejado nuevamente vender espejitos y hemos creído ciegamente en las acciones de la flamante CICIG. Claro hay de aquel que se oponga al accionar del ente internacional pues de él será el reino de los infiernos…

El Comisionado, ha presentado algunas propuestas de ley y los guatemaltecos nos hemos enamorado de esos discursos que da a los medios de comunicación, sin detenernos un momento a pensar que tales propuestas son vulgares copias de normativas ya existentes en otras países más civilizados.

Si leyes o reformas de ley como las propuestas por el españolete, no han prosperado en Guatemala, no es porque sean brillantes ideas del señorón, para nada… Es porque en este país hay demasiados intereses políticos para que las iniciativas avancen.

A lo que voy es que se trata de iniciativas que cualquier buen abogado penalista, con buenos criterios y con capacidad puede hacer. No necesitamos que un extranjerucho nos venga a proponer reformas…NO, los guatemaltecos somos capaces de hacerlo, pero nuestros políticos igual nunca aprobarán esas leyes.

Bueno se preguntarán como pruebo la incompetencia del ente internacional. Hace pocos días un fiscal especial (de CICIG) ligó a proceso a dos auxiliares fiscales y a dos ex jefes de ciertas unidades del MP. Pero hablaré sólo de los auxiliares.

Estos fueron ligados por los delitos de conspiración y obstrucción ala justicia por un Juzgado de Primera Instancia Penal. Los jóvenes, estudiantes de derecho, fueron perseguidos por obedecer órdenes de sus jefes superiores.

La ley orgánica del MP en su artículo 45 establece que un auxiliar fiscal deberá cumplir instrucciones giradas por agentes fiscales y jefes de sección, las o órdenes podrán ser por la vía oral o escrita.


José Guillermo Acevedo, fiscal a cargo de las pesquisas dijo ante esa judicatura que uno de los sindicados, participó en una diligencia llevada a cabo un día después del asesinato de Victor Rivera, ex asesor del Ministerio de Gobernación. La misma se efectuó en la oficina donde laboró Rivera hasta el 2 de abril de 2008. “No se embaló evidencias ni se secuestro equipo de computo vital para el proceso de investigación”, enfatizó, en la audiencia el funcionario de CICIG.

En su defensa el sindicado dijo que la diligencia constaba en un acta, la cual fue pusesta a disposición de esa judicatura. En el documento, que fue leído textualmente, se consignó que ese día él sindicado junto a otros auxiliares fiscales fueron designados para acudir a la oficina donde trabajó Rivera y secuestrar un equipo de computación. Sin embargo como no llevaban orden judicial, las autoridades de Gobernación no lo autorizaron.

Al día siguiente regresaron junto con un técnico en computación, para que este extrajera la información de los equipos.

En del otro auxiliar, el fiscal aseguró que este trasladó a una testigo protegido al aeropuerto donde salió del país de forma anómala sin que hubiese declarado ante un juez competente. “El MP no ha demostrado por qué salió de forma ilegal la testigo, ¿acaso tenía una orden de arraigo? Cuestionó el defensor. En la diligencia se hizo referencia a una declaración firmada por el agente fiscal de la agencia 9 de la sección de Delitos Contra la Vida, donde se consigna que la testigo saldría del país por sus propios medios. “Mis patrocinados cumplieron ordenes y ni siquiera se demostró que las mismas fueran ilegales”, puntualizó.
Con ello la jueza del ramo coincidió y externo que la Fiscalía especial no fue capaz de demostrar que las actuaciones de los sindicados hubiesen sido ilegales. “NO se demostró que las ordenes cumplidas hayan sido ilícitas”. Y los requerimientos para encuadrar sus acciones en las conductas de los delitos solicitados por CICIG, tampoco fueron demostrados. No obstante esa judicatura resolvió ligar a proceso a los auxiliares.

¿Por qué???? Por presiones… esa respuesta la desconozco. Los medios de comunicación publicaron la noticia al día siguiente, aparentemente tal cual, pero no se consignó la falta de profesionalismo del fiscal del caso y la pobreza de los medios de investigación aportados. Quienes tuvimos acceso al expediente, sabemos la verdad de las cosas.

CICIG, persigue a funcionarios y ex funcionarios por no haber esclarecido el caso de Victor Rivera, pero ¿qué han hecho para esclarecer el caso? A parte de ligar a proceso a inocentes… ¿Qué posible autor material siquiera, no digamos intelectual, está tras las rejas??? NADIE… el caso no avanza y lo tiene CICIG y parece interesarse más en explicar que la falta de avances responde a diligencias mal hechas en el pasado. Puede ser pero los internacionales algo deberían de haber avanzado.

Es curioso leer en los medios las criticas contra el MP por los nulos avances en el caso Rosenberg. Todos critican al ente investigador, que está bien… Pero el caso lo tiene CICIG, y esta institución lo maneja con independencia… ¿Quién ha dicho algo???

Por qué nos siguen dando espejitos. Yo de momento me declaro un guatemalteco, quizás el único, NO ENGAÑADO POR LA CICIG.


Foto: Prensa Libre
En la imagen se aprecia al Comisionado, recibiendo un cheque por una cantidad millonaria. ¿Para qué? Para engañarnos.

martes, 16 de junio de 2009

Que duro es mirar atrás cuando sientes verguenza de ti mismo

Y me cuesta tanto mirar atrás, me resulta doloroso hacerlo… Sé que es mi culpa, sé que falle. Merezco un castigo... uno apoteósico de dimensiones catastróficas. Lo cierto es que los desaciertos míos han dañado a terceras personas…injusto, no hay otra forma de decirlo. Como quisiera que mis equivocaciones me afectarán sólo directamente a mi.

No me importaría que se me desgarrara el alma, que agonizará en remordimientos, nostalgia y desconsuelo, no importaría nada. Estaría dispuesto a aguantar cualquier cosa. Los que me conocen saben que he aguantado golpes duros de la vida, he visto de frente a la muerte, la he desafiado y la he vencido. También he experimentado el desgarrador dolor de perder a un ser amado.

Ojala todo ese dolor recayera sobre mi sin piedad, multiplicado por la N potencia. Ojala… Pero lo que no soporto es afectar a terceras personas, lastimar al justo, al inocente, al que a diferencia de mi, NUNCA se equivocó, a quien nunca dio pasos en falso.

Arrastro una serie de sentimientos que difícilmente puedo describir… Lo único que sé con absoluta certeza es que hoy me siento la PEOR persona del mundo y que merezco pagar las consecuencias. Ojala así sea.

Al menos me he dado cuenta que llorar no es tan horrible como antes lo creí, no es tan vergonzoso y que no se siente tan mal. El daño hecho no podré resarcirlo. Le falle a mis convicciones... deje de ser justo, siempre profese justicia hacia mi y hacia los demás… Ahora he lastimado a terceras personas y NO FUI justo.

Los recuerdos matan, me da vergüenza mirar atrás… me duele hacerlo y siento un enorme vacío dentro de mi…

Ojala y lo pague con creces.